¿Que qué hacemos?

  • Como no nos gustan las paredes aburridas, hacemos relojes en forma de ataúd para alegrarlas un poco. Y si además, a los relojes, les ponemos un dibujo de algún personaje de película de terror, por ejemplo, pues mucho mejor. Ya tenemos una pared diferente y original.

  • Que la cómoda, o una estantería, tiene poca vida, nada mejor que un original muñeco de papel maché con un pedazo de nosotros que se la dé.

  • Que todos nuestros lápices, bolígrafos y pinceles están por ahí tirados a su libre albedrío, pero nos da pereza recogerlos en un bote cualquiera… Un toquecito por aquí, una pincelada por allá y tenemos un portalápices donde sí apetece colocar tus herramientas de escritura.

Eso es lo que hacemos: Poner un poquito de nosotros en cada creación e intentar romper con las modas, con lo corriente y lo ordinario. ¿Pensamos de la misma forma?